Skip to content

Capítulo 6: Sábado en la noche, Domingo en la mañana

No puedo creer que fuera tan estúpido como para pensar eso que todo iba a salir bien.

Veo las manos de Sawyer entregarle un sobre a Grey. ¡Ayyy!

No sé lo que el jefe piense que es, pero me he enterado de que se trata de la perra Lincoln. Ella no se dará por vencida, ella tiene sus garras clavadas en el jefe muy profundas, me sorprende que no pueda verlas saliendo de su pecho. Y el pobre tonto ni siquiera parece darse cuenta de ello.

La atmósfera en el coche se sumerge hasta el nivel de la zanja Marianas.

_ ¿Tú se lo dijiste?, le pregunta  Ana a Grey, su voz aguda de ira real.

El jefe está en este momento a la defensiva, pero con las manos atadas a su espalda. Está bien… en otro momento le hubiese bajado los humos, pero ya no.

_ ¿Qué le dije qué?

_ Que yo la llamo ¡señora Robinson! Le dice.

¡Esto es tan jodidamente divertido! La señorita Steele y su sentido del humor.

_ ¿Es de Elena?

El jefe no suele ser tan lento. Pero eso es porque él tiene una novia. Las mujeres son como los vampiros psíquicos: te chupan los sesos a través de su polla, y no te das cuenta de que lo han hecho, hasta encontrar que dos más dos son cuatro.

Luego el jefe se pone al día,  jodidamente despacio.

_ Voy a hablar con ella mañana.

Realmente espero que patee a la perra en el culo antes de lanzarla del Charlie Tango. Ella no es muy buena y no me gusta que esté merodeando alrededor de Ana.

Ella se duerme y el jefe sólo la sostiene en sus brazos como si nunca la quisiera dejar ir. Conozco ese sentimiento. Pero uno no puede aferrarse a cualquier persona sin que firme, Gail siempre me lo está recordando. Tienes que dejarlas vivir su vida, sin importar lo jodidamente frustrante que es cuando todo lo que uno quiere hacer es protegerlas.

_ ¿Necesitas que te lleve adentro?

Puedo decir que el jefe está realmente esperando que ella le diga que “sí”. Él quiere ser todo para ella. Pero poco a poco la señorita independencia niega con la cabeza.

Los dejo en el vestíbulo y Grey asiente con la cabeza para decirme que no quiere compañía.

¡Al diablo con eso! Me parece que él quiere tener el final perfecto y privado para un día de sexo pervertido, pero  hay una loca por ahí, alguien que lleva látigos y cadenas y ella está jodidamente armada.

Así que lo ignoro y le digo a Sawyer que vaya con Grey, que está demasiado ocupado mirando a los ojos soñolientos de Ana como para darse cuenta de lo que he hecho, entonces llevo el coche hasta el garaje subterráneo  y ahí es cuando todo el infierno se desata.

Los neumáticos del Audi de Ana los han pinchado y una pintura roja mancha completamente el coche por todas partes.

¡Joder! Las bóvedas de mi cansado cerebro se abren y me pongo de inmediato en contacto son Sawyer, Ryan y Reynolds.

_ ¡Alerta verde en el garaje! El señor Grey y la señorita Steele están en  el ascensor. ¡Sawyer voy a revisar si la perra Williams no está todavía por aquí!

Saco mi pistola y reviso el garaje entero. Nada. Es la parte más vulnerable del Escala: cualquier idiota que emita un maldito zumbido le disparo sin verificar quién es. Leila puede estar loca pero no es tonta.

Reynolds y Ryan ya están en alerta de inmediato.

_ ¡Detengan el ascensor! Les grito. ¡Tenemos que asegurar el apartamento de mierda! Sawyer está con el señor Grey y la señorita Steele. ¡Vamos, muevan su culo ahora!

Subimos por el ascensor de servicio y rezo para que lleguemos antes de que la loca llegue al jefe y a Ana.

Toco mi auricular mientras el ascensor se mueve hacia arriba con la velocidad del escroto de un caracol. ¡Doble Mierda!

_ Sawyer: ¡Espera en el hall de entrada con Grey y la señorita Steele hasta que hayamos hecho un barrido de la vivienda, no dejes que muevan un músculo de mierda, incluso si  tratan de estornudar!

La voz de Sawyer me responde. _ Lo tengo, T. Pero un momento más tarde, quiero rasgar sus bolas, cortarlas en pedacitos y convertirlas en cereal para el desayuno. _ Taylor, el Sr. Grey ha entrado en el apartamento, me dice.

_ ¡A tu maldito culo de mierda lo voy a triturar como lo hacen las ardillas a las nueces Sawyer!  ¿Qué parte de “no dejes que se mueva” fue tan jodidamente difícil de entender?  ¡No hablo croata!

Las puertas del ascensor se abren, tenemos las armas en las manos. No tengo que decirle a Ryan ni a Reynolds  lo que tienen que hacer. Buscamos, habitación por habitación, mirando a nuestras espaldas y  siendo cautelosos. También tenemos que asegurarnos de que no le disparen a Grey, porque a pesar de que no está en mi manual de protección personal, desaparecer al jefe no suele conducir a una promoción (a menos que su jefe sea Jimmy Hoffa.)

Grey aparece en su oficina mirándome por bastante tiempo.

_ ¿Alguna señal, Taylor?

_ No, señor. Debemos revisar su sala de juegos, mientras que Ryan y Reynolds ven el resto de la vivienda.

Él asiente con la cabeza enérgicamente, y nos dirigimos.

Veo su espalda mientras se abre la puerta de la sala de juegos. Le hago esperar detrás de mí cuando yo veo el interior, manteniendo mi arma baja para cualquier movimiento.

Oigo su voz tranquila, en la penumbra. _ Voy a prender las luces ahora, Taylor, me dice.

Y estoy de vuelta a la primera vez que vine aquí hace cuatro años. Ya no lo veo  tan siniestro, no ahora que sé que Grey es básicamente un tipo decente, con un poco de mierda que tratar. Y me he dado cuenta de que ni siquiera  ha venido aquí desde que Ana lo dejó. A lo mejor encontró algo que necesita más que esta mierda.

La habitación está bañada en una luz suave, roja, la iluminación tenue arrojando sombras distorsionadas en las paredes. Un poco como el propio jefe. Pero la habitación está vacía y no hay ninguna señal de que alguien haya estado aquí.

La Voz de Ryan zumba en mi oído.

_ Todo claro por aquí T.

Asiento con la cabeza a Grey.

_ No han encontrado nada  ni a nadie.

Frunce el ceño hacia mí. _ Le diré a Ana que estabas exagerando, podría ayudar a calmarla. ¿Seguro que Leila no podría haber entrado en el apartamento?

_ No, señor. No estoy seguro de eso.

Él asiente con cansancio.

_ Vamos a turnarnos ahora señor. Pondré a uno en el garaje y otro en el circuito cerrado de televisión.

_ Gracias, Taylor.

Creo que va a seguir de largo, pero él cambia su mente y me mira.

_ Interrogatorio en 15 minutos.

_ Sí, señor.

Él va a hablar con Ana, mientras que yo coordino otra búsqueda, en todos los armarios de mierda para una doble comprobación, al infierno, estoy buscando incluso debajo de las camas, como si estuviera buscando algún fantasma.

Grey está sentado en su estudio, pero no tengo nada nuevo que decirle. Parecemos unos pulpos metiendo las manotas por todas partes. Eso me hace enojar y sin duda a él le molesta. Parece que estamos en un concurso de meadas sin la diversión de estar borrachos primero.

Oigo que suena una de las líneas privadas y yo lo dejo contestar, por el identificador de llamadas veo que es la troll Lincoln.

_ ¿Qué quieres Elena? … ¿Es una broma de mierda? ¿Qué… “lagunas” de mierda estabas pensando llenar? No… No, no lo he hecho… Eso no es asunto tuyo… Entonces ¿por qué estás tan condenadamente molesta? Esto es una mierda… Elena. Esto es tan… jodidamente desagradable… No sé por qué me estás llamando a esta hora. … No, escucha tú. Te he dicho, y ahora  te lo repito. Déjala en paz. Ella no tiene nada que ver contigo. ¿Lo entiendes?… Lo sé. Pero lo digo en serio, Elena. ¿Me estás escuchando?… Bien. Buenas noches.

Le oigo golpear el teléfono pero de alguna manera yo me quedo con la sensación incómoda de  que tengo  asuntos pendientes.

Y entonces lo oigo hablar con Ana. Maldita sea, ella debe haberse despertado. Yo estaba esperando que ella se quedara dormida durante toda esta mierda.

Vuelvo a comprobar el circuito cerrado de televisión de nuevo. Ahí está ese maldito gusano, tocando en la parte trasera de mi cerebro. ¿Qué he olvidado? ¿Qué he olvidado?

Y luego presiona Grey el código de alarma.

_ ¡Ella sigue jodiendo aquí!

Y todo el infierno se desata de nuevo. Nosotros corremos hacia la habitación y casi chocamos en el umbral.

_ ¿Cuánto tiempo hace?

La adrenalina  recorre a través de mí, encendiendo todas las partes de mi cuerpo cansado y mis sinapsis se desató como un misil de mierda.

_ Cerca de 10 minutos, Ana tartamudea.

¿Qué carajo? ¿Me dices esto ahora?

_ Leila conoce el apartamento como la palma de su mano, me dice Grey. Me voy a llevar a Anastasia lejos de aquí. ¡Encuéntrala! Entonces él me mira. ¿Cuándo está Gail vuelta?

_ Mañana por la noche, señor.

_ Ella no debe volver hasta que este lugar esté seguro. ¿Entiendes?

Por supuesto que lo entiendo ¡joder! pero se lo agradezco, también. En medio de una crisis, el jefe piensa acerca de Gail. No voy a olvidar eso.

_ Sí, señor. ¿Va a ir a Bellevue?

_ No voy a llevar este problema a mis padres. Reserva para mí en alguna parte.

Asiento con la cabeza. _ Sí, lo llamaré.

Y entonces Ana dice:

_ ¿No estamos exagerando todo un poco?

Mis ojos casi se salen de mi cabeza y están en peligro de rodar por mi traje rápidamente. O el jefe ha querido restar importancia al peligro, o la señorita Steele es monumentalmente ¡estúpida!

_ ¡Ella puede tener un arma! Le dice el jefe, de una manera muy restringida.

Sé que es un hecho que preferiría ponerle una mordaza y montársela por encima del hombro antes de responder a una pregunta tan estúpida como esa. ¡Maldición!

Pero la respuesta de la señorita Steele muestra algo que me sorprende, es directa.

_ Ella estaba de pie al final de mi cama. Ella pudo haberme disparado en ese momento si eso es lo que quería hacer.

Me doy cuenta de que tiene razón. Me da escalofríos imaginarme la escena. Pero al mismo tiempo me tranquiliza. Lo que está pasando en el cerebro de mierda de Leila, no es homicida. Aun así, realmente no quiero a Ana  aquí.

Y el jefe está de acuerdo conmigo.

_ Yo no estoy dispuesto a correr el riesgo. Taylor, Anastasia necesita zapatos.

Esa es mi señal.

Le agarro unos pantalones vaqueros, una camiseta, las zapatillas de deporte y, Dios me perdone, reviso a través del cajón de la ropa interior de la señorita Steele hasta que encuentre el… umm… los artículos apropiados.

Da la casualidad que me gusta mucho rebuscar en el cajón de ropa interior de Gail: no sólo me trae recuerdos sino que lo encuentro… inspirador.

Me pierdo en el pensamiento a distancia (seda, satén, encajes…) y… ¡una maleta para la señorita Steele! ¡Pensamiento en el trabajo Taylor!  Al mismo tiempo, me acuerdo de la primera noche que se quedó con el jefe y mi trabajo bien pagado como garantía personal, incluye un paseo por la sección local de Victoria Secret. Gail y yo realmente apreciamos eso. Días felices, o aturdidos, me parece recordar.

Me dirijo de nuevo al vestíbulo y le doy la mano a la señorita Steele de despedida.

Y luego me sorprende como el infierno, me saca fuera de mí. Ella envuelve sus brazos  a mi alrededor  y me da un abrazo. Ella es tan pequeña y tan suave, que a  pesar de todo lo que ha pasado desde que conoció al jefe,  es un gesto inocente e impulsivo.

Ella me dice que me cuide.

¡Vete a la mierda! Eso se siente bien.

Y luego veo la cara del jefe. Parece que prefiere verme colgado, arrastrado y descuartizado, y atado a un búfalo para que mi trasero desnudo sea arrastrado sobre un cactus, lo que podría ser una especie de desafío en Seattle.

Ajusto mi corbata y trato de no sonreír. Cuélgame si quieres, Grey, porque yo sigo siendo el hombre.

_ Avísame donde reservas,  dice con fuerza, con una voz que significa un paso más y estás  jodidamente despedido.

Le paso mi tarjeta de crédito de la empresa. Sería mejor si él no se hace público para que no sepan en dónde está, mejor que se registre con un nombre falso.

_ Es posible que la necesite  cuando llegue allí.

_ Buena idea, dice.

Lo que se traduce como: come mierda y mea hacia fuera Taylor. Y luego me pides un aumento de sueldo.

Es importante tener una buena relación de trabajo con su jefe.

Ryan y Reynolds regresan. Ryan niega con la cabeza, así que sé que no han encontrado nada.

_ Acompaña al Sr. Grey y a la señorita Steele  al garaje.

Ryan empieza a tirar un saludo rápido y me recuerda que él es ahora un Hombre de Negro. Vaya, ¿gafas oscuras en la noche? Soooooo cool.

Me dirijo de nuevo a la oficina y reservo una suite en el Fairmont Olympic.

_ A  nombre de Taylor, casi le grito al imbécil que contesta el teléfono. Mantenga  el fuego de la chimenea encendido y asegúrese de que haya un poco de brandy decente en el  bar.

Hago llegar la información al jefe.

Y entonces dejo que mi mente vague por el apartamento. ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Por qué?

Y entonces me doy cuenta: hay sólo un maldito lugar. Joder, sabía que había olvidado algo. ¡Subió por la escalera de emergencia!

Yo voy en una carrera hacia allí y, efectivamente, puedo ver que la puerta se ha abierto recientemente. ¿Cómo diablos llegó pasando el sistema de alarma?, no tengo ni puta idea.

Es condenadamente espeluznante: ¿cuánto tiempo ha estado Leila  planeando hacer esto? ¿Sería después de darse cuenta que su matrimonio no funcionó?

Lo que sea. La perra no estará entrando aquí de nuevo. Saco mi teléfono celular.

_ Welch, es Taylor. La perra estaba en medio de la escalera de incendios. Yo… ¡No sé qué mierda! ¡Debe de haber subido los 30 pisos! Sí, bueno, probablemente porque ella está jodidamente loca. Mira, quiero nuevas cerraduras para cada maldita puerta, interior y exterior  y quiero terminarlo antes de mañana al mediodía. Al jefe no le importa lo que cueste consíguete a un equipo rápidamente. Ahora.

Mando a Ryan y a Reynolds a acompañarlos hasta la sala de seguridad del Fairmont. Todos hemos pasado tiempo sin dormir antes, así que   es gran cosa. Y en este momento, la adrenalina todavía está bombeando. No puedo dejar de pasar por mi mente la imagen horrible que se me reproduce como una película de terror en mi cabeza: Leila al pie de la cama junto a Ana con una pistola.

No veo que tengo otra opción: una vez que esté encarcelada, voy a ofrecer mi renuncia. Le he quedado mal a Grey. Muy mal de hecho. Y no una vez, sino una y otra vez. Esta es su maldita casa. Este es el lugar que se supone que se siente seguro. Él debe ser capaz de traer a Ana aquí como un refugio de mierda. En cambio, le dejo el lugar  abierto de par en par. Sí, un maldito error, pero eso es todo lo que se necesita para estar jodidamente muerto.

Y luego me siento mal: ¿Se vendrá Gail  conmigo?

Empujo el pensamiento a la  distancia y me concentro en el trabajo.

El equipo de trabajo llega, y me voy con Sawyer a la sala de CCTV mientras superviso y me aseguro de que yo soy la única persona con un juego de llaves al final.

En algún momento de la noche, Grey me manda textos. Él quiere que toda la ropa de Ana se guarde en su  closet.

El pobre bastardo. Él está actuando muy blando para ser normal: él todavía no ha descubierto que las relaciones duran más si los hombres y las mujeres tienen su propio espacio para la ropa. Quiero decir, tengo media docena de trajes, una docena de camisas blancas,  dos pares de pantalones vaqueros y una media docena de camisetas. La ropa de Gail se extendería más de la mitad de Seattle si me lo permites. Juro que dos terceras partes de lo que tiene nunca lo ha usado en los cuatro años que la he conocido, pero ella no quiere tirar nada por si acaso. De terror.

Pero el jefe quiere que su Ana esté cerca de él. Sin una pulgada de separación. Poco a poco, van a estar más cerca. Es algo reconfortante hasta rayar en lo cursi.

Por la mañana, Escala está seguro: todas las cerraduras se han cambiado, los códigos para los elevadores de carga y pasajeros se han reprogramado para acceder al ático. Welch llegó a contratar a un especialista para tratar de entrar. Pero no puede pasar más allá del garaje en el primer intento y en el segundo no pasa del quinto piso. ¡Mierda! ¡Gracias a Dios!

Mis ojos están tan secos de parpadear tanto, que podría echarles ginebra y ni siquiera necesita el vermut para hacer un Martini seco.

Podría enviar a Ryan y a Reynolds  revisar la embarcación Grease, pero yo no quiero que nada más se joda. Así que tomo el Audi y conduzco hasta allá.

_ Hey, Mac. ¿Cómo te va?

_ ¡Taylor! ¡Boca grande! ¿Qué pasa con ustedes que andan parados tan temprano? ¿Qué te trae el día de hoy?

Te juro que sólo lo hace sólo para molestarme. ¿Qué lenguaje de mierda está hablando?

_ ¿Algún problema por aquí?

_ ¡Fer fuhsake! ¡Catch yerself on ya fuggen goat ye! (¡Agarren a su cabra suelta!)

_ ¡Oh, vamos, hombre! Tú sabes que yo no hablo irlandés. ¿Qué coño tienen que ver las cabras con esto?

_ ¡Ustedes son unos tontos Taylor!

_ Sí, sí. ¿Has tenido algún avistamiento de Leila Williams?

_ ¡Hombre, ella es una niñata de mierda, no le des más vueltas!

Creo que es en serio esta vez porque se ve realmente molesto.

_ Así que… ¿estamos bien aquí, Mac?

_ Todo perfecto.

Hay una cosa útil que he aprendido de Mac en los dos años que le conozco: tiene más palabras cuando se emborracha que todo el maldito grupo de Marines EE.UU. Un breve ejemplo podrían ser: apaleado, bombardeado, destruido, humeante, azotado, trastornado, sacudido,  y mi favorito personal, ensangrentado, que siempre me hace pensar en TinTin por alguna razón.

También me he enterado de que Mac es un tipo sólido.

_ Mira, no pierdas el tiempo si ves a la mujer Williams. Avísame  por radio. Está armada, Mac.

_ Sí, no soy tonto Taylor.

_ Sí, bueno, Grey vendrá esta tarde  y trae a su novia con él.

Mac se ve sorprendido y casi tropieza con sus propios dientes.

_ ¿Qué Grey qué?

_ Sí, es toda la verdad. Y ella realmente le importa. Su nombre es Ana, por lo que tienes que estar pendiente de ella. ¿Capiche?

_ Sí, boca grande, como janine ma propio.

_ Habla Inglés o traeré a Mía Grey aquí.

Él sonríe y alza las manos en posición de derrota.

Mía Grey, sí mi arma de sigilo. Funciona siempre. Hmm, quizás no tan sigilosa pero mete un maldito miedo.

El acento irlandés de Mac está tan marcado que a veces pienso que sería más fácil comunicarme con él a través de una paloma mensajera. Pero Mac es un buen tipo. También es ex-Royal irlandés, que es uno de los mayores regimientos del ejército británico. No le gusta hablar mucho sobre ello. Puedo adivinar por qué.

Y más tranquilizado, conduzco de regreso a Escala. Y entonces la única cosa buena en mi vida entra por la puerta.

_ Hola, Jason.

No hay palabras para lo que siento cuando la miro. Yo doy unas cuantas zancadas más y la tomo en mis brazos. Ella se ríe en voz baja.

_ ¡Supongo que estás contento de verme!

_ Oh, cariño, no tienes ni idea.

_ ¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué mandaste por SMS un nuevo código de acceso para el ático?

Suspiro. Yo realmente no quiero hablar de esto, pero debo decirle a Gail la verdad.

_ Leila. Se metió en la casa anoche. Grey llevó a Ana a un hotel, pero ha sido jodidamente difícil…

_ ¡Oh, Jason! ¿Estás bien?

¿Qué si estoy bien? Dios, me encanta esta mujer.

_ Sí, cariño. Todo está bien ahora.

_ Entonces, ¿dónde está el Sr. Grey y Ana ahora?

_ La está llevando a navegar.

Gail sonríe. _Oh, él realmente la ama, ¿no es cierto, Jason? Es tan maravilloso. Casi había renunciado a la esperanza. Cuéntame todo sobre la fiesta. ¿Cómo les fue? ¿Cómo se veía ella?

_ No es tan bonita como tú, cariño.

_ ¡Puedes ser muy dulce! Pero yo quiero saber todo.

_ Ella se veía bien. Nos fue bien. La mierda golpeó el ventilador cuando regresamos.

Ella pone los ojos en blanco.

_ ¿Qué se puso? ¿Se puso el vestido azul medianoche o el de color plata? ¿Cómo tenía el cabello? ¿Cómo lo viste a él? ¿Se veía enamorado?

¿Qué pasa con las mujeres? ¿A quién le importa? Llevaba ropa, por el amor de Dios.

Y yo mejor no digo lo que estoy pensando. Debo reflexionar bien lo que voy a decir antes de que en verdad diga como la vi anoche. Esa es ¡mierda! la voz de la experiencia o tal vez… una mierda de experiencia.

_ El de plata. Ella se veía bien. El jefe era feliz. Él pagó $ 100.000 en una subasta por bailar con ella.

_ ¡Oh Dios mío! Bueno, eso es un montón de dinero… claro,  obviamente no iba a dejar a nadie bailar con ella.

_ Sí, Flynn trató de hacer una oferta por Ana, pero lo abandonó cuando los ceros comenzaron a acumularse.

Gail se ríe. ¡Apuesto!

_ La mujer Lincoln estuvo allí tratando de joder las cosas para del jefe.

Gail tensa la cara con ira.

_ ¡Dime! ¿Qué hizo?

_ Ella esperó hasta que Ana estuviera sola…

_ ¡Oh, no!

_   Y yo no sé lo que Ana le dijo, pero yo diría que la pequeña señorita Steele es de hierro. Prácticamente le dijo que se quedara fuera de ellos, se burló de ella en su cara. ¡Tendrías que haber visto la cara de Lincoln!

Una sonrisa de puro deleite en el rostro de Gail es casi cegadora.

_ Bien por ella. ¡No soporto a esa pu… mujer!

_ Gail, cariño, ¿te estoy contagiando con mi mala lengua? Porque si es así, hay otras partes en la es podría contagiarte…

_ ¡Mmm! Ahora eso suena maravilloso…

_ ¡Sí, nena!

_ Si yo no tuviera que cocinar la cena para el Sr. Grey y Ana. Pero mantén ese pensamiento, Jason.

_ No es todo lo que estoy manteniendo, nena.

_ Evidentemente, Jason. Me dice mirando hacia mi entrepierna.

Tal vez si, tal vez no. Pero la evidencia ciertamente se la mostraré en un rato.

_ Es una cita cariño… le digo.

~~~~

Leave a comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Note: HTML is allowed. Your email address will never be published.

Comments Feed

%d bloggers like this: